24 de junio de 2017
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
Síguenos en  
Suscríbete a nuestra NewsletterFibega.org

2 de mayo de 2017
Valoración  51 (1)
​Las espumas en la cocina
Las espumas es una de las técnicas gastronómicas más practicadas para la elaboración de sorprendentes platos. En 1994 fue el chef español Ferran Adriá el que asentó los cimientos de esta técnica en su objetivo de buscar nuevas texturas y maneras de presentar sus platos. 

Las espumas son el resultado de la combinación de un líquido muy bien colado con burbujas de un gas, normalmente N20, y un agente estabilizante o emulsionante (grasas, gelatinas, claras de huevo o almidón). 

Para su preparación es inevitable el uso de un sifón que se calienta al baño maría y posteriormente se agita para obtener la espuma. 

Hay dos tipos de espumas, las calientes y las frías; estas últimas son las más comunes porque son más estables. La diferencia entre ellas reside en el agente estabilizante empleado. Por ejemplo, en el caso de las espumas calientes sólo se pueden utilizar claras o almidón, mientras que en las espumas frías podemos utilizar gelatinas, claras y grasas, pero no almidón. 

Además de ser una técnica muy novedosa en la presentación de platos, las espumas se caracterizan por realzar el sabor del producto utilizado y su ligereza en la textura. 

Hoy en día podemos hacer espumas de chocolate, yogur, leche, coco, fresas, calabaza, y muchas más. 

En el siguiente vídeo podéis ver cómo se prepara una espuma fría de limón: 




 
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 
Para comentar Iniciar sesión | Crear Cuenta

Comentarios

Chefs relacionados

Top videos

RECETAS
21 de junio de 2017
(0)
En este vídeo del Canal "Muy De Miguel" podéis seguir los pasos para preparar en casa vuestras propias esferificaciones, técnica diseñada por el prestigioso chef Ferran Adriá en los años 90. La esferificación consiste en una técnica de la denominada como "cocina molecular" que tiene el objetivo de concederle al alimento una textura de gel cubierto con una membrana fina que lo envuelve. Al romperse la gelatina en el paladar del comensal se produce una excelente explosión de sabores.