23 de septiembre de 2017
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
Síguenos en  
Suscríbete a nuestra NewsletterFibega.org

9 de febrero de 2017
Valoración  51 (1)
Por qué las patatas Bonnotte son tan preciadas
Las patatas bonnotte han sido también bautizadas como las “patatas más caras del mundo”. Se las compara con el caviar o con la trufa negra por su exquisitez y por la pasión que despierta entre los amantes de la gastronomía.

Su origen se encuentra solo en la Ilsa de Noirmoutier, en Francia. Lo que destaca de las patatas bonnotte es su sabor, porque al crecer en tierra arenosa junto al mar absorbe aromas salinos, aunque también destaca su aroma a limón y a nuez.

El hecho de que las bonnotte sean un alimento muy preciado no solo responde a los matices de su sabor, sino también a que anualmente se producen unicamente 100 toneladas.

Al ser tan delicadas en comparación con otras variedades de patatas, las bonnotte tienen que ser recogidas a mano por expertos que estén amparados bajo la cooperativa de productores de la isla.

El cultivo de las bonnotte se realiza en febrero y transcurridos 90 días, se recogen. En este aspecto también reside su singularidad y el motivo por el cual en los años 60, con la llegada de la industrialización de la agricultura, su cultivo se perdiera y quedara relegada al cultivo doméstico.

A partir de los años 90 las bonnotte empezaron a cultivarse para venderse al gran público y en la actualidad el precio del kilo puede superar los 500 euros.

Si te ha parecido interesante, te invitamos a leer nuestro artículo sobre otro alimento también muy cotizado, el caviar
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 
Para comentar Iniciar sesión | Crear Cuenta

Comentarios

Top videos

REPORTAJES
13 de septiembre de 2017
(1)
Begoña Rodrigo se dio a conocer a raíz de su participación en la primera edición de Top Chef España.. En la actualidad es propietaria del restaurante La Salita (Valencia) donde propone una cocina de vanguardia cuidando la estética y el producto.