20 de noviembre de 2018
  • Gastronomia.com México
  • Gastronomia.com Perú
  • Gastronomia.com Colombia
  • Gastronomia.com Paraguay
  • Gastronomia.com Argentina
  • Gastronomia.com Ecuador
  • Gastronomia.com Portugal
  • Gastronomia.com Miami
Síguenos en  

30 de octubre de 2018
Valoración  52 (2)
Este 1 de noviembre… buñuelos tradicionales
Los buñuelos se han convertido en los últimos años en uno de los dulces de temporada con más éxito en nuestro país. Puede que sea por su gran variedad de rellenos o por su pequeño tamaño o la facilidad para degustarlos. Sea como fuere, la realidad es que prácticamente nadie en nuestro país se quedará estos días sin comer al menos uno.
 
¿Qué sería de una fiesta de Todos los Santos sin los tradicionales buñuelos? El dulce más típico de la temporada otoñal ha ido ganando fieles con el paso de los años, gracias especialmente a la popularización de los rellenos de todo tipo. Tradicionalmente, los buñuelos que se preparaban en las casas consistían sólo en la masa bien frita, espolvoreada con azúcar y en ocasiones con canela, es decir, los conocidos como buñuelos de viento. Más tarde, las pastelerías empezaron a incorporar algunos rellenos dulces, principalmente crema pastelera, nata montada, cabello de ángel, chocolate o trufa, y con ello, lograron convertirse en uno de los postres de temporada más consumidos en España por estas fechas.
 
DOS SITIOS PARA PROBARLOS
 
En las panaderías y pastelerías artesanas madrileñas Levadura Madre, los preparan a diario siguiendo la receta tradicional, para rellenarlos luego de crema, nata montada o chocolate, también los que más se venden y más gustan: “El secreto para que el buñuelo quede fino, esponjoso y poco aceitoso es tener cuidado en trabajar bien la masa y freír en aceite bien caliente” - nos comentan sus pasteleros. “Una vez fríos, se rellenan con una manga pastelera. Tienen que quedar gorditos, bien llenos, pero con cuidado de que no se rajen o se rompan por haberlos cargado demasiado” - añaden.
 
Otra opción es Nunos, donde el maestro pastelero José Fernández, da otra vuelta de tuerca a la excelencia de uno de los dulces con más tradición en España: el buñuelo de Todos los Santos. Esta vez, el maestro propone una colección pastelera rompedora, convirtiendo diversos postres tradicionales en buñuelos. Su procedimiento no rellena el buñuelocomo es habitual, sino que lo fundamenta, para elaborar una inspirada versión, tan rompedora como consecuente con la tradición.

Los postres tradicionales en la colección de buñuelos 2018
En busca de la innovación repostera, el maestro pastelero José Fernández utiliza el amplio recetario casero de postres tradicionales para elaborar su nueva colección de buñuelos.

En este caso, se trata de un surtido de buñuelos de distintos sabores, como los efectuados a base de natillas –con un toque de canela y, por supuesto, galleta, que explota en la boca inundándola de sabores infantiles-, de flan y puding –al aroma de vainilla, donde los buñuelos se integran en la masa-, buñuelos de cuajada con miel -cuya masa se integra en la propia cuajada, sorprendiéndonos ya en el primer mordisco-, de arroz con leche –con un toque de azúcar tostado-, de suflé de limón –a base de crema de limón rebozada en merengue soflamado- o buñuelos de auténticas manzanas asadas con canela, mojadas en la masa de buñuelo para ser fritos al instante. Su cremosidad se envuelve en el rebozado del formato clásico.

Pero sin duda, el más sorprendente de la colección es el buñuelo de tarta de queso, para el que el maestro José Fernández ha elegido una versión de la torta del Casar con higos.

Los buñuelos de Pastelería Nunos son una especialidad en continua renovación, galardonada en 2009 y 2010 con el premio a los mejores buñuelos de la Comunidad de Madrid
FacebookTwitterGoogle PlusLinkedin

Valora esta noticia 

 

Top videos

MANUALES
1 de febrero de 2018
(17)
En la edición 2018 de la Feria Internacional de Turismo, FITUR, en Madrid; se celebró una degustación de coctelería iberoamericana con cócteles elaborador por Diego Cabrera. La diversidad y riqueza en bebidas propias de las diferentes regiones de iberoamérica deleitó a los asistentes. Esta actividad fue patrocinada por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI) y el Ayuntamiento de Madrid.